viernes, 25 de julio de 2014

EL PARQUE AMATE NECESITARIA DOS PUERTAS MÁS DE ENTRADA



 Siguiendo con los análisis comparativos con otros parques sevillanos y, en concreto, entre el parque Amate y el parque de los Príncipes, seguimos analizando algunos elementos que nos distinguen y, de nuevo, de forma negativa para nosotros. Sólo lo superamos en extensión: 34 Ha Amate por 10'8 Ha Los Príncipes.
Está estudiado que el número de puertas y la distancia entre ellas incide directamente en la posibilidad de que el parque sea visitado por los usuarios. En ambos parques existen 6 puertas de entrada. Mientras que en Los Príncipes la media de separación entre puertas es de 180 metros, en el nuestro es de 315. Esto que parece un elemento insignificante o falto de interés incide en que un parque sea más o menos visitado. Si a esto le añadimos además el nivel de mantenimiento y del equipamiento e instalaciones existente entre ambos parques tenemos un elemento desfavorable para nuestro parque. Nosotros estimamos que el parque Amate debería tener 8 puertas en lugar de las 6 que tiene actualmente.


Estas  afirmaciones están basadas en el siguiente documento:

"Para valorar la posibilidad de uso de los parques urbanos por parte de los ciudadanos, se ha empleado la distancia máxima que una persona estaría dispuesta a recorrer a pie desde su lugar de residencia hasta llegar a ellos. Varias publicaciones han corroborado que la distan­cia desde el domicilio habitual es el determinante principal de las visitas a las áreas verdes (Van Herzele y Wiedemann, 2003; Santana et al., 2010), por lo que su utilización permitirá determinar qué parte de la ciudad posee acceso a dichos espacios. En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible celebrada en Río de Janeiro en 1992 se crearon las Agendas 21 locales, con las que se pretendía incorporar el desarrollo sostenible a las políticas municipales. A nivel europeo, los Acuerdos de Río fueron seguidos por la Carta de Aalborg en 1994 y en 1996 por el informe «Ciudades europeas sostenibles». En 2003 la Comisión Europea publicó el informe «Hacia un perfil de la sostenibilidad local. Indicadores comunes europeos» con el fin de suministrar información objetiva y comparable de la sostenibilidad en las ciudades. En este documento se elabora la Primera Generación de Indicadores Comunes Europeos y entre los cinco indicadores principales aparece la exis­tencia de zonas verdes públicas y de servicios locales, cuya evaluación se realiza a través del cálculo del área de influencia de dichas dotaciones. Nilsson et al. (1997) citan estudios que demostraron que una de cada cuatro personas pospone una visita diaria al verde urbano cuando la distancia desde el lugar de residencia supera los 300 metros, apuntando que cuanto más grande sea la distancia, mayor será el número de personas que posponga alguna visita. En la Primera Generación de Indicadores Comunes Europeos se utilizan 300 metros como distancia mínima para delimitar el área de influencia del parque urbano, con la particularidad de que sólo se tienen en cuenta los espacios con más de 0,5 ha. Sin embargo, no existe un acuerdo en la literatura consultada ya que otras publicaciones emplean una distancia de 400 metros desde las zonas verdes (Magalhães, 1992; Van Herzele y Wiedemann, 2003; Santana et al., 2007). En este artículo se ha optado por utilizar esta última cifra por considerarla como integradora, tratando con ello de asegurar que en las zonas sin acceso los ciudadanos pospo­nen un elevado número de visitas a los espacios verdes"

 Documentación:   LOCALIZACIÓN Y ACCESO AL VERDE URBANO DE LA CIUDAD DE SALAMANCA
Alejandro Gómez Gonçalves
Departamento de Geografía. Universidad de Salamanca
algomez@usal.es