miércoles, 12 de agosto de 2015

Amate quiere ser verde.Los vecinos piden «vigilancia eficaz» e inversiones para que el parque deje de ser «un desierto»

NOTICIA APARECIDA EN EL CORREO DE ANDALUCIA El Parque Amate quiere ser «como el resto de parques de Sevilla»: verde y vivo. Ni más pero tampoco menos. Los vecinos han denunciado las deficiencias y necesidades que tienen estas casi 32 hectáreas de zona verde –tres veces el Parque de los Príncipes–; y que, a su juicio, en estos últimos años «no han tenido el mantenimiento, la inversión, pero sobre todo, una vigilancia eficaz» que requiere este tipo de recintos destinados a la convivencia vecinal. Es por ello que no entienden que hace unos días el exalcalde Juan Ignacio Zoido (PP) visitara la zona para pronunciar «un discurso triunfalista» sobre las actuaciones llevadas a cabo en su mandato y que, según dijo, supuso «más de un millón de euros». «Sería más bien un millón de pesetas... Aquí se limitaron a colocar indicadores de calles, limpiar el estanque, echar 45.000 euros de albero en los caminos, reformar la pérgola y hacer unas pistas de petanca por el 31 aniversario del parque». Actuaciones «anecdóticas y a veces erróneas» que «no han resuelto el gran problema de seguridad y de disminución de la plantilla de jardineros» que, en este periodo de vacaciones, deja la zona «desatendida», según aseguran José Verdón, Pepe Salas, Sergio Castañeda y Manuel Galante, miembros de la asociación Amigos del Parque Amate (amigosdelparqueamate.blogspot.com). Lamentan que la falta de mantenimiento ha ido literalmente secando las praderas y configurando una imagen árida más propia de «un desierto» que de un espacio verde. «No hay un sistema de riego automático y el que hay es escaso y deficiente», critican los portavoces de Amigos del Parque Amate, que, no obstante, explican que hace diez días y «como medida de emergencia» un sistema de bombeo desde el estanque y un camión cisterna tratan de reanimar la hierba. Sin embargo, recuerdan que la solución definitiva es la instalación de un sistema automático «como prometió Zoido y nunca llegó» y volver a dotar de efectivos a la plantilla de jardineros, «que la actual es insuficiente». Falta agua de riego y también agua potable en un parque del que se benefician más de 90.000 vecinos. Las dos únicas fuentes que hay no funcionan: «Roban las tuberías de cobre, como también hicieron hace un año con las boquillas del sistema de riego que eran de bronce. Se lo llevan todo. Hasta las vallas metálicas de la zona canina o la placa conmemorativa de la inauguración junto al estanque». El estado de los caminos interiores, sin albero y con socavones, también necesita de una actuación urgente: «Ha habido más de una caída pues hace unos 18 años que no se echa albero». Eso sí, poco antes de las elecciones, dicen que el consistorio repuso el albero de «apenas un diez por ciento del total de caminos». También presenta un estado ruinoso el que fuera uno de los símbolos del parque tras su inauguración por el alcalde Luis Uruñuela hace más de tres décadas. La fuente central lleva cuatro años sin funcionar. La propuesta vecinal es sustituirla por «un auditorio, con posibilidades de conexión eléctrica para espectáculos o proyecciones», pues una de las intenciones futuras es que haya actividades culturales y deportivas «como se hace en El Alamillo o La Buhaira». La plataforma señala además que sus representantes, «como el resto de usuarios del parque no se han ido de vacaciones», por lo que poco después de la llegada al Gobierno del socialista Juan Espadas entregaron «un documento de trabajo y participación ciudadana» para pelear por «un parque digno». Entre las tareas pendientes citan la creación de una comisión ciudadana participativa que decida sobre el parque, la reposición del pavimento del estanque, el incremento de las piletas de agua potable, la adaptación para minusválidos de los aseos del quiosco bar, la terminación de los nuevos aseos en la antigua caseta del director del parque, nuevas zonas caninas próximas a las puertas, la reconversión del montículo en una noria y la reposición de los juegos de mayores vandalizados y la adaptación de los infantiles a la normativa europea. Y avisan: «Fuimos duros con Zoido pero no daremos un cheque en blanco a Espadas».