viernes, 19 de agosto de 2016

LOS INDIGENTES BUSCAN REFUGIO EN EL PARQUE AMATE

A las nueve y media de la mañana, como muy tarde, Juan recoge su «nido». Aunque sólo se lleva lo básico, lo que cabe en su carro. Con él recorre la ciudad para buscar chatarra u otros objetos que luego pueda vender en la antigua carretera de Su Eminencia. Con los pocos euros que logra reunir, este sin techo que por las noches encuentra refugio entre las adelfas y pitosporos del parque Amate, compra su cena, a veces, la única comida del día. Cuando vuelve es una lotería, su «nido» ha podido desaparecer...
Así es el día a día de Juan y de otros seis indigentes más que tienen el parque como residencia habitual. La mayoría son varones, aunque vecinos y trabajadores municipales han podido ver incluso parejas compartiendo camastros. El número de personas sin hogar en Amate fluctúa, pero es en los meses de verano cuando la concentración es mayor. Lo saben bien los empleados del parque, que cada semana retiran de los matorrales entre cuatro y seis camastros, además de enseres, restos de comida, artículos para el aseo, ropa y excrementos de los propios indigentes.
http://sevilla.abc.es/sevilla/20150819/sevi-indigentes-parque-amate-sevilla-201508182002.html