miércoles, 16 de noviembre de 2016

CARTOGRAFIA DE LA INDIGENCIA EN SEVILLA


Tras examinar sin éxito la sala de espera de la UCI y los aparcamientos del hospital, los vigilantes del centro hospitalario indican a los trabajadores sociales que un indigente suele dormir escondidos en la vegetación de una rotonda cercana al hospital. Sánchez se acerca con una linterna, pero sólo encuentra cartones mojados. "Aquí no hay nadie y tampoco hay bolsas ni ropa, sólo restos de cartones", indica el trabajador social. "Sigamos con la ruta, ahora toca el parque Amate".
Durante una hora, ambos trabajadores sociales recorren este gran pulmón verde de la zona este de la ciudad. Manuel Sánchez tiene constancia de que aquí duermen al menos un par de personas, pero en esta ocasión tampoco ven a nadie, sólo algunos corredores y algunas parejas que aprovechan la oscuridad del lugar.